martes, 5 de octubre de 2010

Huelga general patriótica en Canarias

UNAS MEDITACIONES rápidas antes de entrar en la esencia de este editorial de hoy. ¿Se retirará don Santiago Pérez de la política después del descalabro que sufrió en las primarias socialistas? ¿No se ha percatado aún de que en Tenerife, en La Laguna (en su tierra, en definitiva) no lo quieren porque es un político ruin? Un político que usa y abusa de los juzgados para denunciar obras que benefician a Tenerife y a gente honrada de esta Isla, como es José Rodríguez. Recordamos que el editor y director de EL DÍA ha sido objeto de dos de sus denuncias: una a título personal y otra a través de la empresa que edita nuestro periódico. Se nos acusa de xenófobos y racistas. Algo increíble, como increíble resulta que se moleste a la Justicia por esto. ¿Por qué nos denuncia don Santiago Pérez?, se preguntan nuestros lectores en las cartas que nos hacen llegar. Pregunta de fácil respuesta: por las críticas que hemos hecho a sus actuaciones estrictamente en lo político.

Por nuestra parte, y con la esperanza de que esta sugerencia no dé pie a una nueva denuncia contra esta Casa, le aconsejamos a don Santiago Pérez, después del nuevo y vergonzoso fracaso, que se retire de la actividad pública. Que se dedique a su despacho, si es que lo tiene, o a su actividad docente en la Universidad de La Laguna. Lo que percibirá en el futuro conjuntamente por ambas actividades quizá llegue a lo que se embolsa actualmente como diputado del Parlamento de Canarias, donde casi podemos decir que le regalan el sueldo porque su contribución al bienestar del pueblo canario (que es el principal deber de un político elegido por los ciudadanos) ha sido, hasta hoy, prácticamente nula. Pobre Parlamento, pobre Tenerife, pobre Canarias si don Santiago Pérez vuelve a caer en la Cámara legislativa regional. Pobres de nosotros también, porque perderemos los juicios que tenemos pendientes con él debido a su "habilidad" como letrado. Además, tenemos en contra a los jueces que han permitido escapar indemnes a quienes han cometido delitos por proferir insultos inconcebibles contra el director de EL DÍA. Insultos públicos y publicados, pese a lo cual no han sido tenidos en cuenta por los tribunales. Por eso hemos apelado a instancias superiores. Al final, en Canarias, en Madrid o en Estrasburgo la justicia resplandecerá. Mientras tanto, a don Santiago le recomendamos que se ponga la gorrita leninista que usa, que se ocupe de sus asuntos particulares y que deje tranquilo al pueblo tinerfeño y canario. En cuanto al ya candidato de los socialistas canarios a la presidencia del Gobierno autonómico, le recomendamos a José Miguel Pérez que no perjudique al PSOE admitiendo en sus filas de mando a un sujeto político de la catadura de Santiago Pérez.
Por otra parte, nos han dicho que ha cesado cierto director de un medio de poca monta y menor difusión. Un chiquito ágrafo pero muy atrevido al que, equivocadamente, se llevan para incluirlo en una lista electoral de La Laguna. Qué torpeza. Su sola presencia supondrá una pérdida de votos para quien se ha dejado embaucar por su verborrea vacía. Qué lástima recurrir a un iletrado, con la cantidad de jóvenes canarios tan bien preparados que hay hoy en día. Decididamente necesitamos la independencia para que de una vez entren nuevos políticos. Y pasamos a la materia de este editorial; es decir, al fondo de nuestro pensamiento.
Nos duele Canarias como a cierto político del pasado, inteligente, culto, civilizado y hombre cabal, le dolía España. La España ruin que hoy lo ha vuelto a ser de la mano de los socialistas de Zapatero. En medio de este estercolero político nos preguntamos: nosotros los canarios, los que estamos lejísimos de Madrid, ¿por qué somos españoles? La respuesta de nuevo es muy fácil: por la fuerza. Por la crueldad que sesgó la libertad de este pueblo aplicando la esclavitud y la tortura. Porque los españoles cometieron un genocidio en su tiempo. Porque causaron el holocausto de un pueblo que existía con sus costumbres, jerarquía, cultura, familia, con seres humanos, hombres, mujeres, niños y niñas, todos ellos masacrados por esa crueldad española a la que nos referimos. No se concibe que, pasados casi seis siglos, sigamos siendo oficialmente españoles.

No podemos olvidar que la resistencia a los criminales españoles que formaban el ejército regular y mercenario enviado por Castilla duró en Canarias casi cien años. Casi un siglo de conquista. Que nos digan los españolistas y los amantes de la españolidad por qué somos españoles. Lo raro es que sigamos siendo españoles y no se haya echado el pueblo a la calle con banderas, pitos, y megafonía, pero nunca violentamente. Ni tan siquiera empleando un envase de silicona. Pacíficamente, insistimos. ¿Por qué no realizar la huelga general de la que habló Antonio Cubillo el sábado último en su artículo (excelente artículo) titulado "Preparando una huelga general patriótica"? Recomendamos a nuestros lectores que, con los medios que posean, lean ese artículo de Cubillo. "Es, pues, muy importante que desde ahora se vayan preparando estas jornadas de tres días como mínimo, de Huelga General Patriótica, si queremos convertirnos en una nación, en la futura República Federal Canaria, dueña de estas tierras y de nuestras aguas marítimas, donde puedan vivir en paz nuestras futuras generaciones", señala Antonio Cubillo. "Hay que hacer un esfuerzo nacional con la participación máxima de todo nuestro pueblo en todas las esferas para prepararla, pero no debemos dejar pasar el tiempo ni dejar que termine este año 2010, que es fundamental para nuestro futuro y nuestros justos derechos nacionales que nos pertenecen, en tanto que somos un pueblo africano colonizado." ¿Qué podemos añadir por nuestra parte, salvo decir amén?

Pensamos que la Intersindical Canaria, un sindicato que no consideramos españolista (como es el caso de UGT y CCOO), podría encargarse de organizar esta huelga, sin piquetes ni silicona. Mientras tanto, al pueblo llano le pedimos que si ven las fotografías o los nombres en los carteles de las elecciones de 2011 (que ojalá no lleguen a celebrarse porque comienzan antes las conversaciones para el traspaso de poderes de la Metrópoli a Canarias) a alguno de los que han estado engañando al pueblo, es decir, a todos los que hoy tienen cargos, desde los más altos a los más ínfimos, no les den ni un voto. Todos los votos para los nacionalistas de probado nacionalismo y patriotismo. Es el caso de Hilario Rodríguez, Juan Jesús Ayala, García Talavera o todos cuantos se integran y se puedan presentar por el Congreso Nacional de Canarias, de Cubillo, si es que acude a las elecciones, y por el Movimiento Patriótico Canario de José Luis Concepción, que sí estará presente. Es decir, les pedimos a los canarios que voten por esas ráfagas de aire puro y fresco y de renovación que hemos citado otras veces.

Don Paulino, otra vez se lo preguntamos: ¿qué secretos posee usted, si es que le han dicho algo, para no haber pedido ya la independencia de Canarias, de forma que volvamos a ser la nación que éramos, que somos y que queremos volver a ser con nuestro Estado propio? ¿Qué secretos tiene usted?, insistimos. ¿Qué secretos tiene su Niña de Madrid? ¿Por qué usted, siendo nacionalista, se ha puesto también en brazos de los socialistas pactando con ellos? ¿No es eso traicionar al pueblo? Don Paulino, usted no es un traidor. O usted es muy diplomático, o está en el secreto de la germinación, o tiene un miedo cerval a que lo encierren o lo fusilen. Y eso hoy ya no se estila. Don Paulino, ni el Ejército, ni las fuerzas policiales, emplearán ni una bala, ni una porra, ni un bote de gas contra el pueblo canario. Porque todos, hasta el último de los godos, son conscientes de que el pueblo canario ha sido muy maltratado por España. También saben que le toman el pelo a usted, a la Niña, a Perestelo y al otro; al que no cuenta para nada, pero también le toman el pelo.

** *** **
La pavorosa cantidad de parados, de canarios que están sin empleo; la tremenda cantidad de empresas desaparecidas, la corrupción, el hambre, la miseria, en fin; la diversión de los políticos y la orgía que ya preparan para 2011 ¿no justifican una huelga general patriótica en Canarias? ¿No justifican buscar y respirar ráfagas de aire puro y fresco y no miasmas políticas? ¿No justifican la necesidad de una nueva política y de nuevos políticos? ¿No justifica la independencia de Canarias de la metrópolis opresora española y la aparición de la Nación y Estado canarios? Canario, tu salvación está en tus manos; porque los políticos y dirigentes que padecemos nos están cavando la fosa con todo el carnaval político y partidista encima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada