sábado, 16 de octubre de 2010

¿Somos indígenas, señor Rivero?

ANTE ALGUNAS NOTICIAS ya no sabemos si reírnos o llorar. Ayer, coincidiendo con nuestro primer siglo de existencia, publicábamos una información con el siguiente titular: "Rivero advierte de que no se apoyarán los PGE si no se reconocen las aguas". Qué engañifa. Qué tomadura de pelo al pueblo, tanto por el presidente del Gobierno de Canarias como del hombre que está hundiendo a España: José Luis Rodríguez Zapatero. ¿Es que no nos lee usted, señor Rivero? ¿Es que no lee a un experto en Derecho Marítimo Internacional como Ramón Moreno Castilla? ¿Cómo es posible que usted, que tanto viaja (acaba de estar en Washington) no se haya enterado todavía de que Canarias no puede tener aguas propias mientras no sea una nación soberana? Estamos en la Zona Económica Exclusiva de Marruecos, señor Rivero. Más allá de las doce millas de mar territorial contadas desde la costa de cada isla son las autoridades de Rabat las que mandan. Y eso de momento; cuando Marruecos quiera, Canarias pasa a ser una de sus provincias con mar territorial y todo.
Estamos convencidos de que todo esto lo sabe usted, señor Rivero, al igual que lo sabe el señor Zapatero. Los dos saben que este Archipiélago no está en aguas españolas. Por lo tanto, de nada sirve que el presidente del Gobierno canario le exija a Madrid que delimite las aguas Canarias. Las autoridades de la Metrópoli pueden cometer muchos abusos contra nosotros (y de hecho los cometen constantemente), pero un país fuerte como Marruecos no les va a permitir que conculquen el Derecho Internacional. En pocas palabras, su petición es absurda, señor Rivero, salvo que sea usted un taumaturgo; es decir, un mago, una persona capaz de sacar un conejo de una chistera o realizar otros prodigios similares. Es en este sentido en el que empleamos el término mago, y no referido a un personaje que se viste con el traje típico para acudir a una romería. ¿En qué secreto está usted, al igual que el señor Zapatero, para decir que pueden convertir en canarias, sin ser antes Canarias un país soberano, unas aguas que internacionalmente le pertenecen a Marruecos? Aunque, bien pensado, si Zapatero es capaz de vender lo que no es suyo; si es capaz de haberle prometido a usted y a todo su Gobierno una inversión de 25.000 millones en diez años sin cumplir luego ni el primer plazo, también es capaz de haberle vendido la trola de las aguas canarias. Lo inaceptable es que usted se lo haya creído. ¿Es que no ha escarmentado todavía de las mentiras del presidente de la Metrópoli?
Está usted quedando en ridículo, don Paulino. Y lo que es peor, está dejando en ridículo a los canarios. Usted sabe que la independencia es la única salida. Mientras no seamos un estado archipielágico sino el archipiélago de un país que está muy lejos, en otro continente, no podemos reclamar nada. Bastante tenemos, insistimos, con que Marruecos no nos reclame a nosotros. A ver qué hace entonces su amigo el señor Zapatero. Amigo suyo y también de doña Oramas, don Perestelo y del otro, al que nunca nombramos porque es un infeliz político que no cuenta para nada. Mucho nos tememos que, llegado el caso, Zapatero hará lo que hizo Arias Navarro en 1975, cuando presidía el Gobierno de un Franco ya moribundo: salir corriendo de Canarias como entonces se salió del Sahara. Deseamos que los españoles se marchen de Canarias cuanto antes, aunque no para caer de inmediato en manos de Marruecos. Nada tenemos contra Marruecos (incluso estamos seguros de que disfrutaríamos de más autonomía), pero no queremos ser marroquíes de la misma forma que no queremos ser españoles. Aspiramos a ser lo que realmente somos: canarios. ¿Es mucho pedir tener nuestra propia identidad?
Se lo repetimos, señor Rivero: si usted consigue lo imposible, deberemos reconocer que es un taumaturgo. De no ser así, sólo podemos concluir que Zapatero miente una vez más. Eso significa que el presidente español sigue considerándonos unos indígenas a los que se contenta con cuentitas de colores y otros abalorios, al igual que engañaban los conquistadores a los amerindios. ¿Somos indígenas, señor Rivero? ¿Va a permitir usted que Zapatero, y en general todos los peninsulares, se sigan riendo de nosotros?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada